07 noviembre 2013

EL SITIO DEL CUSCO EN LA REBELION DE TUPAC AMARU II (RESUMEN)

Túpac Amaru II.
Dibujo: Dionisio Torres.
Resumen del sitio del Cusco en la rebelión de Túpac Amaru II 

A finales de diciembre Túpac Amaru II dejó en Azángaro una parte de sus tropas y regresó a su cuartel general de Tungasuca. En Pomacanchis se reencontró con su esposa y secretaria Micaela Bastidas y se dirigieron a Sangarará, donde el 25 de diciembre pasaron revista a sus tropas y decidieron iniciar de inmediato la campaña para tomar el Cusco.


Las fuerzas rebeldes avanzaron por Quiquijana y llegaron a Urcos. Aquí Túpac Amaru dispuso que un brazo de su ejército vaya por el borde del río Urubamaba al mando de su primo Diego Cristóbal Túpac Amaru. El grueso del ejército rebelde avanzó hasta que el 3 de enero de 1781 se instaló en el cerro de Ocororo, a solo 15 kilómetros de la ciudad del Cusco.

En la Ciudad Imperial las fuerzas realistas estaban listas para defenderla. Contaban con un ejército profesional llegado desde Lima al mando del coronel Gabriel de Avilés, más los milicianos cusqueños reclutados por el obispo Manuel Moscoso y las tropas indígenas encabezadas por los caciques Nicolás Rosas y Mateo Pumacahua.

El 3 de enero, el Inca lanzó un ultimátum al Cabildo del Cusco, solicitando la entrega inmediata de la ciudad y así evitar que sus hombres la tomen a sangre y fuego. Al no recibir respuesta, el día 7 avanzó hacia el cerro Piccho y lanzó fuego de artillería para intimidar a los realistas. Estos respondieron con fuego de fusilería y se trabó una batalla que produjo varias decenas de muertos en ambos bandos.

Al día siguiente continuó la lucha, hasta que Túpac Amaru ordenó la retirada cuando supo de la llegada de un fuerte contingente indígena al mando del cacique Pumacahua y que las tropas de su primo Diego Cristóbal no lograron pasar el río Urubamba. El repliegue del Inca provocó la decepción y deserción de muchos rebeldes, mientras que los realistas del Cusco lo celebraron como una gran victoria. Continuará