20 noviembre 2011

CONSECUENCIAS DE LA LEY DE DESAMORTIZACION DE 1856

Consecuencias de la Ley de Desamortización de 1856

La Ley de Desamortización de 1856 fue redactada por el Ministro de Hacienda Miguel Lerdo de Tejada y promulgada por el presidente Ignacio Comonfort el 25 de junio de 1856.

Lamentablemente, no trajo los efectos benéficos esperados por sus impulsores. El historiador Jesús Silva Herzog señala que en lugar de la difusión de la pequeña propiedad y el impulso a la producción agrícola e industrial, sucedió lo siguiente:

1. Las propiedades rústicas y urbanas del Clero fueron efectivamente nacionalizadas.
2. Las propiedades no fueron a dar a manos de los arrendatarios, sino a las de los denunciantes, en su mayor parte ricos propietarios territoriales, que de esa manera agrandaron sus ranchos y haciendas.
3. Miles de campesinos pobres perdieron el usufructo de sus parcelas, a causa de que las leyes prohibían también que poseyeran tierras las corporaciones civiles; y al fraccionarse los terrenos comunales y crearse minúsculas propiedades privadas, los nuevos propietarios, en su mayor parte indígenas, las vendieron a vil precio a los acaudalados vecinos.
4. Fortalecimiento del latifundismo en México y una mayor concentración de la propiedad agraria.